Historias II GM

Pues ya que vamos a representarla, se nos ocurrió que podría ser interesante que supieran sobre los precedentes, los hechos y las consecuencias de la misma. Así que, ahí va!

Terminada la campaña de Africa, con la derrota de alemanes e italianos, los aliados deben golpear de nuevo al aún muy fuerte enemigo. Stalin, que acaba de derrotar a los alemanes en la terrible batalla de Stalingrado,  presiona para que abran el segundo frente de una vez, pero los aliados occidentales aún no están preparados para desembarcar en Francia. Será, como le llamó Churchill, en el blando vientre de Europa, en Italia.  Aunque primero hay que saltar a Sicilia, tratando de engañar a las fuerzas del Eje haciéndoles creer que el asalto sería hacia Cerdeña ó Córcega, incluso Grecia con el famoso y exitoso engaño en una playa de Huelva, con la operación Mincemeat.

Desembarcos en Sicilia

Así pues, el 9 de Julio de 1943 una fuerza inicial de más de 160.000 soldados comienzan la operación Husky, con desembarcos en las playas del sur de Sicilia y lanzamiento de paracaidistas británicos y norteamericanos, que por poco se podría calificar de desastrosa debido a la falta de experiencia, saltos fuera de sus lugares asignados, un viento lateral fortísimo y la artillería antiaérea tanto la enemiga como la amiga, que hizo numerosos impactos en los aviones de transporte, creyendo que eran aviones del Eje.

En el mar los soldados a desembarcar tampoco lo pasaron mucho mejor.. incluso los barcos de apoyo, cargueros, desctructores y hasta lanchas de desembarco, sufieron los ataques de los aviones alemanes e italianos del Eje.

El carguero Rowan haciendo explosión

El carguero Rowan haciendo explosión

La zona británica tuvo bastante suerte y a eso de las 10 de la mañana del día 10, después de seis horas de combates, habían asegurado sus cabezas de playa; de hecho, la línea costera desde Siracusa hasta Augusta, que se suponía fuertemente defendida cayó en 48 horas, abandonando sus puestos o entregándose a los ingleses miles de soldados italianos sin haber pegado un solo tiro. Sin embargo, la zona norteamericana de desembarco  entre Licata y Gela, se concentraban varias divisiones italianas y la División Panzer “Hermann Goering”, que en cuanto vieron a los americanos desembarcar los recibieron con un intensísimo fuego que estuvo a punto de hacerles reembarcar el día 11 durante la batalla de Gela, salvándoles el fuego artillero de la marina.

A partir de aquí  la lucha de hombres y máquinas en la isla y en las aguas que la rodean va a ser durísima: aviones, submarinos y hombres rana contra barcos, paracaidistas alemanes enfrentados a paras británicos, cañones del 88’s carros Tigres y la élite italiana de los “bersaglieri” y “alpinis” contra  Shermans…  Hasta el mismo cuerpo médico tuvo que aguantar fuego directo: Las enfermeras y médicos del 10 Hospital de campaña y del 11 Hospital de evacuación fueron recibidos el mismo día de su llegada por las bombas de los Stukas. Las chicas demostrarían su valor, quedándose atrapadas detrás de las líneas alemanas mientras hacían su labor, hasta que los suyos volvían a tomar las posiciones. Varias de ellas recibirían en Italia “Estrellas de Plata” por su arrojo.

Enfermeras del 10 Hospital de Campaña

Enfermeras del 10 Hospital de Campaña

Y duro es el enfrentamiento entre los dos cabezas visibles aliadas: el norteamericano George Patton y el británico Bernard Montgomery. La rivalidad entre ambos es, a veces, disparatada llegando a auténticas carreras por llegar primero a los pueblos, como la famosa toma de Palermo, ignorando órdenes y, a veces también, el peligro innecesario al que exponen a sus hombres.

Sin embargo, la campaña va prosperando y a finales de mes sólo queda el extremo noreste de la isla en manos de los alemanes y los pocos italianos con ganas de luchar.

sicilymap2

El 31 se recibe un informe en el cuartel general de la división norteamericana 1 Rojo, en el que se especificaba que el pueblo de Troina, situado en una colina con unas vistas excepcionales sobre el terreno circundante, estaba apenas defendido. Fue un error…. la 15 Division de Panzergranaderos alemana se había hecho fuerte en el pueblo y durante 6 días se desarrolló la más sangrienta de las batallas que se dieron en Sicilia. Ataques frontales, contraataques encarnizados, avances y retrocesos, bombardeos de aviación, artillería, cohetes, hombres enloquecidos con los nervios destrozados, compañías reducidas a un puñado de supervivientes…. sin embargo el día 4 de Agosto, la suerte está casi echada después de que por el sur se haya perdido la posición de monte Pellegrino, que hace peligrar todo el sistema defensivo, por lo que el 6, después de un día aún más brutal si cabe que los anteriores, las fuerzas del Eje se retiran del destruido pueblo de Troina y los soldados norteamericanos penetran cautelosamente en las ruinas del mismo.

Foto de Robert Capa de soldados USA en la catedral de María Santísima Asunta, en Troina

Foto de Robert Capa de soldados USA en la catedral de María Santísima Asunta, en Troina

Después de Troina, exhaustos los dos bandos, es cuando se recibe el permiso de evacuación de las fuerzas del Eje hacia la península italiana. El 17 de Agosto se pudo evacuar de la isla con total éxito  y sin apenas oposición aliada durante la operación Lehrgang, a más de 100.000 soldados de las distintas divisiones alemanas e italianas, así como miles de vehículos, artillería y cerca de 20.000 toneladas de suministros esenciales hacia Italia por el estrecho de Mesina….los aliados pagarían muy caro este error durante los siguientes meses en Italia.

Sicilia había sido una durísima prueba de lo que quedaba por hacer en Europa. Los aliados habían sufrido, entre muertos, heridos y desaparecidos, casi 22.000 bajas… Entre los alemanes hubo aproximadamente 17000 bajas y unos 10000 prisioneros y desaparecidos, teniendo los italianos  37000 muertos y heridos y cerca de 152.000 prisioneros y desaparecidos.

Entre las bajas a contar, aunque esta no fue física, fue la del impetuoso general Patton.  Estando de visita en dos hospitales durante la batalla de Troina, abofeteó a dos soldados que estaban allí por fatiga y otros desórdenes de tipo sicológico. Los insultos, amenazas y el maltrato físico de los soldados llegaron a los oidos del comandante en jefe Eisenhower y a la prensa, y después de ordenarle que se disculpara ante los soldados y el Ejército fue destituido y enviado a Inglaterra, de donde partiría a luchar con éxito a Francia con su Tercer Ejército, en julio de 1944 después del desembarco de Normandía.

Recreacion Troina

Con motivo del evento Plenilunio que se celebrará en Santa Cruz de Tenerife el próximo sábado día 24 de Septiembre, estaremos en el Museo Militar de Almeyda para recrear la batalla de 1943 en el pueblo Troina, Sicilia.  Nuestra recreación comenzará sobre las 19 horas, pero el Museo estará abierto desde las 18:00 con muchas actividades para todos los públicos.

Troina es un pueblo de Sicilia, que fue objeto de terribles combates entre los días 31 de Julio de 1943 y 6 de Agosto del mismo año. Después de la campaña de África, los aliados planearon el siguiente golpe, que sería hacia Italia, saltando primero hacia Sicilia.

Así el 9 de Julio de 1943 una fuerza inicial de más de 160.000 soldados comienzan la operación Husky, con desembarcos en las playas del sur de Sicilia y lanzamiento de paracaidistas.

sicilymap2

Durante la campaña, la primera con esta mezcla de tipos distintos de operaciones, se cometieron muchísimos errores. En parte debido a la complejidad de la misma, (como ocurrió con el bautismo de fuego de la división 82 de paracaidistas USA que tuvo importantísimas bajas motivadas por “fuego amigo”), y en parte debido a los caracteres antagónicos y ávidos de protagonismo de los comandantes aliados en el terreno: Patton y Montgomery… ,  Pero además también la férrea resistencia de las unidades del Eje destacadas allí, fue motivo de importantes tropiezos para los aliados. Troina fue la batalla más sangrienta de la campaña. Continuos ataques, contraataques, combates cuerpo a cuerpo, bombardeos de artillería pesada, cohetes y de aviación dejaron el pueblo en ruinas y compañias reducidas a menos de 20 hombres… Al final, y sólo por la posibilidad de quedarse aislados, hizo que alemanes e italianos cedieran el pueblo, retrocediendo y embarcando días después, en una exitosa misión de evacuación en el estrecho de Messina para continuar la lucha en suelo peninsular italiano. Entre otras divisiones aliadas, la división americana 1 Rojo, que venía combatiendo ya previamente en la campaña africana, vio relevado a su jefe y hubo de ser retirada por las bajas, la desmoralización y falta de disciplina. Tardaría casi un año en volver a combatir… en el desembarco de Normandía.

Foto de Robert Capa cerca de Troina

Foto de Robert Capa cerca de Troina

 

Nuestro vídeo promo de Mayo, lo pueden ver AQUI

En Mayo pasado, durante la celebración del Día Internacional de los Museos, hicimos esta recreación y fue un éxito de público. Ahora en Septiembre  la volvemos a recrear con algunas nuevas sorpresas.
Si quieren ver las fotos de la recreación del mes de Mayo pasado, las tienen AQUI

Recuerden 24 de Septiembre, 19 horas, Museo de Almeyda… Ven a vivir la batalla de Troina!

 

En Junio de 1944, los aliados desembarcaron en Francia, en Normandía para ser más exactos. Su intención era terminar con la guerra antes de Navidad, pero el empeño de las tropas alemanas y su negación a rendirse hicieron padecer a Europa un año más de cruenta guerra. En principio, el frente de Normandía no contaba con muchas tropas para defenderla y las que estaban acantonadas eran de segunda clase, la mayoría provenientes de países ocupados y obligados a reclutarse en el ejército alemán. El estado mayor alemán creía ciegamente (aunque no todo) que el ataque al continente por parte de las fuerzas angloamericanas sería por el Calé situado más al norte en la costa francesa y puerto que está más cerca de las islas británicas.

Es por ello que la presencia de divisiones Panzer en la costa normanda era más bien poca. Así se encontraban en la zona la 21 Pz. Div. (Conocida división Panzer que luchó heroicamente en África) situada entre Caen y Falaise, y con solo el Pz reg. 22, la 12 SS Panzer División“Hitlerjugend” más al sureste, y la Panzer Lehr División al sur de la anterior. En la península de Contentin sólo se encontraba el Panzer batallion 100, formado por carros franceses capturados en el 40.

Las reservas y unidades más poderosas se encontraban más cerca de Calé que de Normandía. Durante el 6 de junio, día del desembarco no se movilizó ninguna división Panzer de la reserva y no fue hasta días más tarde cuando se comenzaron a dar cuenta de que el ataque a Normandía era el verdadero desembarco y no habría otro por Calé. Fue entonces cuando se enviaron las divisiones de reserva al frente, donde los aliados ya tenían una cabeza de playa consolidada y era demasiado tarde para un contraataque alemán.

Así fue como una de las unidades en llegar a Normandía, en este caso desde Alemania, fue el 503 Pz-abt., justo a tiempo de participar en la defensa alemana del sector de Caen. Julio de 1944 “Operación Goodwood”.

El 503 Pz-abt. (Batallón de carros ) fue creado en Neurppin con una mezcla de personal del 5º y 6º regimientos panzer. No estaba compuesto totalmente por carros Tigre y tenía algunos PZIII’s Fue transferido al sector sur del frente ruso en diciembre de 1942 y recibió los Tigre que le faltaban en abril de 1943. Tomó parte en el batalla del Kursk y en septiembre contó sus victorias: 501 carros de combate destruidos, 308 piezas antiaéreas y ocho aviones. En primavera de 1944 fue retirada del frente a un cuartel en Ohrdruf en la región de Turingia para ser reconstruida, pero no recibió sus Tigres hasta el 11 al 17 de junio, cuando la primera compañía tuvo el privilegio de recibir los tipo B conocidos como Tigres reales (Koenigstiger). El comandante de la unidad era el capitán Fromme. La primera compañía era comandada por el teniente Oelmer, la segunda por Baon Von Eichel-Steiber y la tercera compañía por el capitán Walter Scherf quien recibió la cruz de caballero el 23 de febrero de 1944. La compañía del cuartel general del batallón estaba bajo el mando del capitán Wiegand. El batallón recibió ordenes de de salir hacia el frente de invasión a finales de junio y ocho convoyes transportaron la unidad desde Alemania a París en cinco días. Pararon en Dreux el 2 de julio con el frente a todavía 200Km del frente y en cuatro jornadas nocturnas el batallón alcanzó la villa de Rupiere, entre Troan y Moult, al este de Caen.

El 7 de Julio, el batallón estaba en reserva y experimentó el bombardeo a Caen y el 11 de julio fue puesto en alerta a las 5 de la mañana y agregado tácticamente al 22 Pz reg. ( Perteneciente a la 21 división Panzer). Media hora más tarde, la 3ª compañía se dirigió a Collumbelles, al noreste de Caen, y cuando el panzer de cabeza alcanzó un caserío a 3Km del objetivo, carros británicos abrieron fuego. El teniente Koppe, que comandaba uno de los Tigres, formó su sección de carros en escalón a la derecha; y el que iba primero, comandado por el feldwebel Sachs se desvió a la izquierda con su sección, mientras el Barón Von Rosen permaneció en carretera con su tercera sección. Una sección disparaba mientras la otra avanzaba. Una capa gruesa de polvo y humo se levantó entre las casas, y la infantería británica se retiró. Los Tigres no estaban a más de 200 metros del parapeto donde ardían los Shermans mientras el resto huía. Dos de los últimos chocaron entre sí y sus tripulaciones se rindieron con sus brazos en alto. Los británicos perdieron doce Shermans y los Tigres se camuflaron a la espera de que llegara la infantería. El barón Von Rosen bajó de su panzer para examinar los dos Shermans y de los papeles que encontró en su interior dedujo que pertenecían al Royal Armoured Corps. Pero de repente la artillería naval abrió fuego contra el pequeño caserío y cuando el bombardeo cesó, el Capitán Scherf informó al comandante del batallón (Capitán Fomme) que volvía del hospital. El Capitán Fomme recuperó los dos Shermans que habían colisionado ya que todavía estaban operativos. Así, mientras los Tigres de la tercera compañía se retiraban, el barón Von Rosen cogió a dos conductores experimentados con él y pudo llevar los dos carros atrás bajo los cohetes y las ráfagas de ametralladoras de los caza bombarderos aliados.

 

Carros de la 503 escondidos de la aviación

Carros de la 503 escondidos de la aviación

Tras la captura de Caen por parte de los aliados, un cerrojo importante del frente quedaba cerrado y los alemanes esperaban una próxima operación de Montgomery en este sector. Pero ¿sería por el este o por el oeste de la ciudad? En la tarde del 17 de julio, el comandante del Grupo Panzer Oeste, General Eberbach fue llamado por el mariscal de campo Von Kluge quien había llegado para sustituir a Rommel, herido ese día por un Spitfire mientras viajaba en su coche. Elerbach le dijo a Kluge: “Mañana esperamos un ataque a gran escala desde Caen en tres direcciones. Dos divisiones y dos brigadas blindadas están listas en la cabeza de puente; hay dos divisiones y dos brigadas blindadas en Caen; en la línea del frente, al este de la ciudad, hay además tres divisiones y una brigada blindada; y en la segunda línea, dos divisiones y dos brigadas blindadas.” Entonces Von Kluge le preguntó qué posible ataque sería el más factible para el enemigo: ¿El del oeste de Caen o el de la cabeza de puente de la aerotransportada al este de la ciudad? “¿Que terreno cree usted que es el más adecuado para desarrollar el ataque? Elerbach respondió: “El sector que encara el II Cuerpo, entre Breteville-sur-Odon y Juvigny-sur-Seulles.” Es cierto que la batalla de la colina 112 (al este de Caen) estaba todavía en curso se había intensificado desde el 15 de julo, pero los alemanes estaban bien informados de la amenaza en el segundo sector (oeste de Caen) Durante la noche del 16 al 17 de julio, sus aviones de reconocimiento habían tomado fotos con flash del reagrupamiento de la 11ª división acorazada y además, la interrogación de prisioneros había suministrado mucha información interesante. Como confirmó el General Eberbach, el alto mando alemán esperaba una gran ofensiva para el 10 de julio.

En efecto, el General Montgomery había reunido más de 1000 carros para la nueva ofensiva que se llamaría Goodwood, y esos recursos habían sido reunidos bajo el mando de VIII cuerpo de ejército a las órdenes del General O’Connor que tenía tres divisiones acorazadas bajo su mando

Por su parte, los alemanes estaban preparados. Gracias a los puestos de observación y en particular de uno colocado en lo alto de la acería de Colombelles (la posición alemana más al norte), así como del reconocimiento aéreo; se esperaba un ataque en el área al noroeste de Caen y al este del río Orne. Rommel Había reforzado ese frente con dos cuerpos de ejército colocados en tres líneas de defensa.

El campo de batalla elegido era una vasta planicie inclinándose ligeramente desde la línea de comienzo del ataque en el norte (23mts de altitud) hasta la cresta del Cerro de Bourgebus en el sur (63mts de altitud). Era un terreno ideal para un ataque de blindados pero los defensores tenían muchas cartas en la manga. Los pueblos formaban puntos fuertes; la vía del ferrocarril cortaba la línea de avance, formando un obstáculo que lo ralentizaba; y finalmente el Cerro de Bourgebous dominaba el terreno circundante. Esos dos obstáculos fueron usados por los alemanes como ventaja para colocar la segunda y tercera líneas de defensa a lo largo de ellas, y en su mayoría estaban agrupadas bajo una misma estructura de mando. La 16ª División de Tierra de la Luftwaffe, una unidad mediocre, fue virtualmente sacrificada en la primera línea, pero detrás de ella, la variedad de unidades colocadas en la segunda línea fueron unidas entre sí en el Kampfgruppe Luck, bajo el mando de Hans von Luck. Además de su propio regimiento, el 125º de granaderos, tenía a su disposición una de las baterías de la 9ª Werfer-Brigade (lanzacohetes múltiples); el batallón de carros de asalto del Mayor Becker (stug-abt 200); Los panzer IV de la primera compañía del 22ª Pz. Reg., con alrededor de cincuenta carros, y lo más importante de todo, los Tigres de la 503 Pz-abt. En la tercera línea estaban los cañones divisionarios de la 21 División Panzer que dominaba el campo de batalla y los formidables 88’s del III Flak Corps que formaban la última línea de defensa anticarro; más las reservas, la más importante de las cuales era la I SS Cuerpo Panzer.

Operation-Goodwood-map2

 

El 18 de julio comenzó el ataque. Finalmente llegó el momento de Montgomery de ir a la ofensiva, él, que había sido objeto de la critica de los americanos. Incluso el mariscal de aire británico Tedder había apuntado a Eisenhower lo incompetente que era Monty, incapaz del romper a través de las líneas alemanas con sus acorazados sin los colosales bombardeos de la fuerza aérea previos a los ataques con el consiguiente peligro de alcanzar a las líneas de frente aliadas.

El telón se subió a las 05:35h; 1035 Lancasters y hallifax de la RAF lanzaron 5938 toneladas de bombas de entre 200 y 1000 Kg. A las 06:15h 100 bombarderos pesados de la RAF atacaron Cagny. Entonces, a las 07:00h 10 “boses” cada uno de marauders y bostons de la 9ª fuerza aérea estadounidense (USAAF) atacaron el corredor a lo largo del cual las divisiones blindadas iban a avanzar. De cualquier modo, de los 415 bombarderos bimotor que tomaron parte, sólo 318 lanzaron sus cargas sobre el objetivo. A las 07:20h comenzó otro bombardeo, esta vez por parte de la 8ª fuerza aérea estadounidense que duró hasta las 09:30h. Hacia el mediodía el cielo se nubló lo que redujo la efectividad del arma aérea aliada.

El bombardeo tuvo un efecto devastador en las líneas alemanas y el 1º batallón del 22º Panzer, agregado al Kampfgruppe Luck estaba justo debajo. Según testimonios recavados por Paul Carrel, la cuarta compañía sufrió particularmente, tan pronto oyeron el retumbar de los escuadrones de bombarderos, las jóvenes tripulaciones cerraron sus escotillas y buscaron refugio dentro de los Panzers. Pero escucharon el silbido de descenso de las bombas alrededor; sus Panzers se sacudieron como juguetes, en algunos casos se dieron la vuelta por completo y las explosiones resonaban en las planchas del casco. Algunos tripulantes decían que se iban a suicidar mientras otros simplemente perdieron la razón. Los carros que fueron alcanzados se incendiaron o fueron simplemente sepultados. El daño fue también severo para el batallón de carros pesados (503 Pz-abt), la 3ª compañía, que era comandada por el teniente Barón von Rosen, estaba posicionada en los campos aledaños al castillo de Manneville durante el bombardeo, y fue las más duramente afectada. El propio carro el teniente fue dañado, el del sargento Westernhausen fue destrozado por un impacto directo, se incendió y la tripulación que estaba refugiada debajo, murió en el acto. El Tigre del sargento mayor Sachs fue puesto boca abajo por la onda expansiva de una explosión yaciendo boca abajo dentro del cráter de una bomba y dos de sus tripulantes murieron. La explosión fue terrible y el propio von Rosen quedó inconsciente durante dos horas antes de recuperar el sentido e informar al cuartel general del batallón que estaba en “El Castillo”. Para llegar allí tuvo que abrirse camino por un paisaje lunar de cráteres de bombas para descubrir que el castillo había sido destruido y que el personal del batallón había buscado refugio en lo alto de la escalera de la torre que aún quedaba intacta. El capitán Fromme dio la orden de que los carros supervivientes debían ponerse en funcionamiento, y si era necesario, desenterrar los carros y quitar la tierra que bloqueara las aperturas de ventilación. Tras un inmenso esfuerzo, la tercera compañía tenía ocho Tigres disponibles que fueron enviados a contraatacar hacia el oeste, hacia el flanco de las columnas blindadas británicas. La 1ª y 2ª compañías de carros pesados sufrieron menos daños durante el bombardeo y fueron enviadas 12 Km. a retaguardia para antes o después ser atacados en Cagny.

Carro destruido por la aviación enemiga

Carro destruido por la aviación enemiga

A las 7:00h cesó el bombardeo de artillería que había apoyado el aéreo y a las 7:45 comenzó el ataque terrestre. Ocho kilómetros de campos devastados y huertos, se extendían enfrente de la 11ª División Blindada británica; los Shermans del 3º RTR (Regimiento de Tanques Reales) aplastaba una senda de a través de un océano de dorado maíz y la 16ª Luftwaffe había sido aniquilada en el bombardeo, y con ella, la primera línea de defensa alemana. Los que sobrevivieron estaban en estado de shock e incapaces de combatir- más de 430 prisioneros fueron llevados a la retaguardia aliada.

Después de algunas horas, alrededor de las 9:00h, los carros del 3º RTR que habían estado haciendo lentos progresos contra posiciones débiles, se encontraron encarando el primer obstáculo: una vía de tren única que les llevó unos quince minutos cruzarla, y la vía principal quedaba aún lejos.

El Mayor Hans von Luck, que había salido de París, acababa de llegar a su Cuartel General y tomó inmediatamente medidas para hacerse con la situación. Posicionó una batería Flak al oeste de Cagny que abrió fuego contra las columnas blindadas británicas que estaban intentando ya cruzar la vía del tren principal (París Caen). Entonces eran ya las 10:15h, y los carros de un escuadrón de la 11 División Blindada yacían ardiendo en la planicie.

Al mismo tiempo, el Mayor Becker llegó a informar a von Luck que había perdido una de sus baterías de cañones autopropulsados (1/200) en Démouville como resultado del bombardeo, pero dos de ellas estaban intactas y apoyando al batallón de infantería 125 (1/125). Las baterías del Mayor Beck deberían intervenir contra la vanguardia de la punta de lanza acorazada británica y cruzar el fuego de sus cañones de 75 y 105mm con el de la batería antiaérea de Cagny. Eran las 10:15h y la 5ª Compañía del 200 batallón autopropulsado, con base en Prieuré había comenzado a enfrentarse con los carros del 23º de Húsares cuando tuvieron que retirarse a Four , al sur de la línea del tren principal.

Desde Grentheville, algunos cañones antitanque y una docena de cañones de asalto (3/200) se enfrascaron violentamente con los Shermans que lideraban el 3º RTR. De repente, tres de los cañones de asalto del Mayor Becker emergieron de un pequeño bosque a la izquierda y en un par de minutos, la mayoría de los Shermans del Sargento Cresswell fueron destruidos y para escapar de la trampa, los carros británicos se replegaron en formación de escalón derecho. Para entonces eran ya las 11:00h y la infantería no seguía el avance de los carros ya que estaban anclados en los pueblos donde los defensores alemanes habían formado sus puntos fuertes en forma de erizo- Cuverville y Démouville.

En cualquier caso, el 3º RTR estaba haciendo buenos progresos y sus elementos de cabeza, a pesar de las pérdidas, ya estaban a la vista de Hubert-folie, a los pies del Cerro de Bourgebous. Mongomery se sentía exultante y comenzó a preparar el anuncio de su victoria.

Mientras tanto, después de varias horas de gran esfuerzo, bajo el mando del teniente von Rosen, los hombres del 3/503 habían terminado de quitar la tierra de los compartimentos de los motores de los ocho Tigres que quedaban operativos, listos para salir de los campos del castillo de Mannerville y atacar hacia el oeste, sobre el flanco de las columnas blindadas enemigas. Esto es lo que von Rosen contó de lo sucedido: “Formábamos una nueva línea de defensa al suroeste de Mannerville. Estábamos rodeados por cráteres de bombas, alguno de los cuales era de diez metros de diámetro y los conductores de los Panzers se movían con dificultad en ese paisaje lunar, que una vez había sido un laberinto de setos. Me estaba preparando para avanzar hacia Prieuré (al suroeste)”. Pero al hacer eso, los Tigres debían pasar por delante de la batería Flak de Cagny (al sur) y de sus sirvientes que eran expertos en reconocimiento de objetivos aéreos pero que no conocían la diferencia entre los Panzers y los blindados enemigos. Abrieron fuego con todo lo que tenían y destruyeron dos de los carros de von Rosen: El del sargento Schonrock fue alcanzado por un proyectil anticarro y ardió, el del Sargento Muller recibió in impacto que lo atravesó de lado a lado. Otros carros simplemente se incendiaron por el daño sufrido en sus motores causado por el bombardeo, aunque von Rosen pensó en ese momento que había topado con las defensas anticarro británicas. El efecto en la moral de sus hombres fue, en cualquier caso, desastroso y se retiraron de nuevo a Manneville para formar un frente defensivo: de los ocho Tigres de la 3ª Compañía que salieron, sólo uno llegó intacto.

Así, mientras se producía el contraataque de la unidad de Peiper (1ªSS Pz Div) que no relataré aquí, contra los carros del 23º de Húsares; la 11 División Blindada había sido seguida por la División Blindada de los Guardias, que estaba a la vista de Cagny a las 11:00h antes de desplegarse más hacia el este; pero fue retenida allí durante más de seis horas, aguantada por la resistencia de elementos de la II/125º y por la amenaza que suponían los Tigres de la 503 Pz-abt. El 2º de Guardias Irlandeses perdió 9 Shermans en su avance a Vimont, mientras que los Guardias Cold-Stream en su intento de rodear Cagny por el oeste, fueron atrapados por el fuego de los cañones de asalto desplegados en la Granja Prieuré (en las afueras del pueblo). El Sherman del teniente Liddle se incendió; el arma principal del sargento Ferguson fue alcanzada y se destrozó y entonces le llegó el turno al Firefly (Sherman de última generación con cañón de 17 libras) del sargento Mc. Nally. Los cohetes de los Nebelwerfer cayeron sobre ellos creando una gran confusión que paró a la División de Guardias en su camino, imposibilitada de avanzar más hacia el sureste. El Grupo de combate de Luck había detenido a esta formación de élite con el apoyo de los cañones de asalto, los Panzer IV´s y los Tigres de la 2ª y 3ª compañías del 503 Pz-abt.

Pero los Guardias Irlandeses reanudaron su avance y alrededor de las 21:00h, vieron en la distancia un Tigre II (King Tiger), un Tigre I y dos viejos modelos de Panzers IV. Su tripulación estaba sentada bajo los manzanos alrededor de su comandante. El Teniente Gorman estaba a la cabeza del 2º escuadrón del los Guardias Irlandeses y vio la escena – Los alemanes fueron cogidos completamente por sorpresa y corrieron a sus carros que estaban mirando al lado contrario. “Cañón encasquillado, señor” se oyó la voz aciaga del Guardia Schole, el cargador de Gorman. El Tigre II giró su pesada torreta lentamente hacia Gorman y los dos M4 Sherman que lo acompañaban. “Conductor, gira a la derecha. Choca con él –gritó Gorman- y su carro irrumpió a través del seto, corrió por el campo, se deslizó bajo el cañón de 88mm y paró chocando con la rueda tensora derecha (trasera) del Tigre II. Revólveres en mano y armados con granadas, la tripulación irlandesa saltó fuera e hizo prisionera a la tripulación alemana. En ese momento, el otro Tigre puso en su mira al Sherman del sargento Harbison y lo incendió, haciendo volar por los aires a la tripulación con algunas pérdidas. Aprovechando la confusión, la tripulación de Gorman decidió escabullirse, pero entonces él se subió a un Firefly y empezó a dar caza al Tigre I alcanzando la torreta con sus seis proyectiles. Su segundo objetivo era el Tigre II junto con su propio Sherman que había abandonado, incendiándose este último rápidamente, esparciendo el fuego al Tigre. Gorman fue condecorado con la Cruz Militar y su Tigre II, el primero destruido en Normandía fue el único de los cinco carros destruido por los Guardias, frente a los 22 carros perdidos por ellos.

Los alemanes habían conseguido un importante éxito pero no tenían ninguna reserva para enviar a la batalla. Las unidades del1º SS Cuerpo Panzer relevaron a los hombres de la 21 División Panzer que estaban exhaustos y los grupos tácticos del 1º y 12º SS fueron puestos en línea. Poco después de la medianoche del 18 de julio, los Ju88 bombardearon las concentraciones de carros aliados causando numerosas pérdidas.

El 19 de julio, los británicos se metieron ellos solos en varias disputas. A las 16:00h no fueron capaces de tomar Bourgebous encarados con los granaderos de la LAH (unidad de las SS) apoyados por varios Tigres de la 503. A las 18:40h una fuerza blindada compuesta por Tigres y Panteras contraatacaron, pero los Tiphoons fueron llamados y pudieron rescatar a los hombres del 5º RTR(Royal Tank Regiment), forzando a los Panzers a retirarse al refugio del bosque de la Hogue donde mantuvieron su fuego hacia el noreste.

El 20 de Julio una lluvia tormentosa comenzó a caer sobre todo el campo de batalla hundiendo cualquier futura esperanza para la ofensiva aliada. Hubo algunas escaramuzas y los británicos capturaron Bourgebous a las 08:00h. El 21 de julio el VIIº Cuerpo fue relevado por el II Cuerpo Canadiense poniendo fin así a la operación Goodwood.

El Balance:

La ofensiva representó una derrota para Montgomery que le costó a los aliados un total de 314 carros perdidos. Para el 18 de julio ,197 carros, y el 19 de julio, 99 más. El ataque fue conducido hasta una parada y supuso una cierta victoria defensiva para los alemanes quienes, de cualquier modo, perdieron alrededor de un centenar de carros en la batalla. Lo que es realmente importante, es que si bien los aliados habían perdido 314 carros, sólo 140 estaban totalmente inservibles; mientras que los alemanes no tenían refuerzos de hombres ni material. Visto desde ese ángulo, la operación fue un éxito aliado ya que habían inutilizado la capacidad defensiva alemana y, movilizado sus últimas reservas, éstos permanecían incapaces de presentar defensa frente a la próxima ofensiva, cuando llegara.

Ese éxito definitivo ha sido siempre mantenido como ejemplo e incluso hoy, algunos ejércitos que siguen una estrategia defensiva, como Suecia, envían sus cadetes al campo de batalla de Goodwood para aprender como llevar una defensa anticarro. Sobre todo esto están los cañones de 88mm del III Cuerpo Flak, que jugaron un papel decisivo, y en lo que concierne a vehículos blindados, fueron los cazacarros del Mayor Becker que se probaron a sí mismos en el campo de batalla. Los Panteras de Peiper lograron sorprender, mientras que por otro lado, los Panzer IV del 22 Regimiento Panzer (21ª Pz-Div) jugaron un discreto papel, asimismo los Tigres del 503 sufrieron cuantiosas pérdidas. De hecho, la 3ª Compañía dejó el frente, para ser reequipada con Tigre II’s bajo las órdenes del Capitán Scheff, pero nunca reaparecería en Normandía.

Fin

 

Como dejamos en el anterior capítulo, caído Bobruisk el día 29 de Junio, quedaba abierto el camino a Minsk.  Los alemanes, viendo que todo el frente se venía abajo, tomaron medidas desesperadas, como bombardeos a baja altura con Heinkel 177 Greif de áreas de concentración de tropas, que disparaban con todo lo disponible a aquellos grandes pájaros, perdiendo la Luftwaffe rápidamente la cuarta parte de ellos, mientras se trataba de organizar la defensa de Minsk con las fuerzas que llegaban huyendo, a menudo sin armas y muy desmoralizadas, y reforzadas con la 5 División Panzer.

Panzer IV de la 20 División Panzer destruidos cerca de Bobruisk

Panzer IV de la 20 División Panzer destruidos cerca de Bobruisk

Desde tres frentes se aproximaban las fuerzas acorazadas soviéticas, que al menos en la zona de la autopista Moscú-Minsk  fueron  paradas por la 5ª Pz. forzando a Chernyakovskiy a mover la mayor parte de sus fuerzas hacia la zona boscosa del norte de la ciudad,  mientras que por el sur, después de cruzar  por fin el rio Beresina cerca de Murovo el 1 de Julio, el 2 Cuerpo de Tanques  avanzó sin apenas resistencia hacia la ciudad.  Sin embargo, poco podría esperarse del caos que reinaba en la “fortaleza” Minsk. Con  sólo 1.800 tropas combatiendo, 15.000 más sin armas, junto a 8.000 heridos y 12.000 efectivos pertenecientes al cuartel general del Grupo Centro del Ejército, comenzaron a buscar la manera de escapar como fuera de la ciudad. Para colmo de males, y a pesar de haber destruido en una semana cerca de 295 carros soviéticos, la 5ª Pz., habiendo perdido todos sus carros (incluidos los Tigres) y quedando en total sólo 18, recibió la orden de retirarse.  Así que el día 2, visto que no había fuerza capaz de enfrentarse a la avalancha soviética, por fin, en un atisbo de lucidez, Hitler da la orden de evacuar la ciudad. Los rusos, que no paran, entran al día siguiente en Minsk y el principal objetivo de la primera parte de la ofensiva ha sido conseguido. Durante las dos siguientes semanas, la principal tarea de las fuerzas rusas será eliminar los enormes embolsamientos de tropas alemanas que habían quedado aisladas, cumpliendo las estúpidas órdenes de no retirada. Durante la limpieza se desarrollaron importantes batallas, ya que muchas de las divisiones atrapadas estaban aun bien organizadas y con abundante armamento, pero llegar hasta sus líneas, era otro cantar… para la segunda semana de Julio, la falta de comida y municiones era patente, así que en pequeñas unidades, empezaron a infiltrarse entre los rusos, encontrándose de nuevo con los partisanos que les combatieron con saña.

Mientras estas operaciones continuaban, el mando soviético, la STAVKA,  pasó las siguientes órdenes de combate a sus comandantes, llevando sus objetivos hasta las fronteras de antes de la guerra con Polonia y Lituania. EN EL lado alemán, el mariscal Model, se las ingenió para crear una línea defensiva desde Vilna en Lituania hasta Baranovichi, reutilizando las viejas trincheras de la I guerra Mundial y creando un nuevo Ejército con los restos del 9º y nuevos refuerzos, aunque para el 8 de Julio ya se había perdido Baranovichi, y el dia 7 Vilna, con su correspondiente declaración de “fortaleza” desde el OKW,  estaba rodeada por el 5º Ejército de guardias.  Hasta el día 11 no se consiguió el permiso para romper el cerco, que se logró desde fuera por la 6 Pz.Div. logrando escapar unos 3.000, quedando más de 12.000 en el interior, cuando fueron atrapados por los soviéticos el día 13.

Una de las armas más temidas por los alemanes, los cohetes Katiuska

Una de las armas más temidas por los alemanes, los cohetes Katiuska

Al sur, el día anterior, 12 de Julio, la tan esperada ofensiva por el norte de Ucrania fue descubierta por los alemanes, así que fue imposible en esta ocasión la Maskirovka. La Wehrmacht retiró una gran parte de las fuerzas a una segunda línea, previendo la usual barrera salvaje de artillería soviética. El mariscal Koniev, detectando a su vez este movimiento, decició ahorrarse la munición y lanzó a sus fuerzas el día 13 y aunque la disposición alemana, así como su apoyo artillero y de aviación fue mucho mayor que lo que tuvo en su momento el grupo Centro,  la cantidad de hombres y material que lanzaron los soviéticos, que contaron con la ayuda del Frente Bieloruso de Rokossovskiy,  hizo que para el 22 ya hubieran caído las principales defensas alemanas y cogido varias decenas de miles de prisioneros mas.  Los desastres, que en estos meses de verano estaban sucediéndose en todos los frentes, comenzaron a hacer una importante mella en la voluntad y moral de muchos de los combatientes de la Wehrmacht: El sinsentido de las órdenes de resistir hasta el último hombre, con decenas de miles de prisioneros y bajas, el  atentado del 20 de Julio contra el Führer, la marcha de la guerra en el frente occidental y en este oriental, los rusos ya estaban a las puertas de Polonia.  A Lvov, que después de la primera Guerra Mundial era parte de Polonia y la tercera mayor ciudad del país, llegaban las avanzadillas de carros soviéticos el día 17, provocando encarnizadas batallas de carros que hicieron que la ofensiva de Koniev se ralentizara. El 18, Rokossovskiy lanzó una ofensiva apuntando a otra gran ciudad polaca, Lublin, que en dos días hizo que las defensas sucumbieran al imparable río de hombres y material ruso. Así el 20 cayó Brody, última ciudad importante en la frontera de Ucrania con Polonia, el 24 Lvov fue rodeada, pudiendo escapar los alemanes aun en la ciudad durante la noche del 26, desobedeciendo la consabida orden “hasta el último..”, y el mismo 27 cae también Przemyśl, ciudad fortificada polaca, en donde se dieron durante la Primera Guerra Mundial, cruentísimos combates.  Este mismo día Rokossovskiy logra una cabeza de puente en Magnuszew, en el río Vistula, lo que le coloca en una posición inmejorable para amenazar la mismísima capital polaca: Varsovia.  El día 1 de Agosto llega a los suburbios de la misma y en los días siguientes Koniev asegurará también distintas cabezas de puente en el río, así como en Sandomierz.  El Armia Krajowa, (AK), el Ejército Nacional polaco, principal movimiento de resistencia contra la ocupación alemana durante la guerra y con su sede en Londres, comenzó una serie de operaciones destinadas a tratar de asegurar zonas con la perspectiva de que al llegar el Ejército Rojo, el gobierno polaco en el exilio londinense fuera reconocido por Stalin.. cosa nada más

Monumento al Armia Krajowa, eregido recientemente en Poloniua

Monumento al Armia Krajowa, eregido recientemente en Polonia

lejos de las intenciones del inquilino del Kremlin.  De hecho él había creado un gobierno comunista títere ya que sabía que los polacos en Londres no le veían con buenos ojos desde que en 1939 ocupara parte de Polonia, actuando como aliado de Alemania. Más aún cuando acusaciones muy serias recaían sobre la brutalidad de su ocupación y los crímenes cometidos con la matanza de más de 21.000 polacos en los bosques de Katyn a manos de la temida policía soviética NKVD.    Así pues el AK se lanzó a liberar Varsovia, confiando en que los rusos, a pocos kilómetros de ellos, avanzarían y aplastarían a los alemanes en la ciudad, pero los planes de Stalin no eran precisamente el poder ayudar a posibles opositores, por lo que, conocedor de que el Führer no dejaría sin respuesta un desafío de este tipo,  decidió dejar a los alemanes que eliminaran a sus rivales. El levantamiento de Varsovia fue aplastado a principios de Octubre, entre otras con unidades de la peor calaña de las SS: las de Kaminski y Dirlewanger,  llevandose las vidas de unos 200.000 polacos en el proceso, además de la destrucción de la ciudad. Aun cuando los británicos y los norteamericanos le pidieron con insistencia a Stalin que ayudara, este no movió un dedo, con todo el ejército del Primer Frente Bieloruso de espectador de la carnicería… es más trató por todos los medios que los aliados no lanzaran ayuda en paracaídas a los insurgentes del AK.  Este vergonzoso y cruel comportamiento fue una de las chispas que desencadenaría la Guerra Fria.

Volviendo a Bagration; los frentes comprometidos en la lucha no reanudarían la ofensiva hasta Enero, cuando comenzó la operación Vistula-Oder, que sería la preliminar de las que les llevarían hasta Berlín en Abril. Era al resto de frentes a los que les tocaba “mover ficha”: por el norte  Finlandia y las repúblicas bálticas, acabando en Prusia Oriental y por el sur hacia Rumanía, Bulgaria y Hungría.  En total, Bagration había supuesto unas pérdidas de más de 350.000 hombres, incluyendo más de 160.000 prisioneros con destino la muerte para más de la mitad de ellos,  los gulags y para casi 60.000 un vergonzoso desfile por las calles de Moscú.

Prisioneros alemanes por las calles de Moscú

Prisioneros alemanes por las calles de Moscú

El avance de más de 600 kilómetros no fue un paseo de rosas para los rusos.  Perdieron más de 750.000 hombres, de los cuales casi 180.000 fueron muertos, así como más de 5000 carros de combate, cañones, etc.  Bagration, además, le dio alas políticamente hablando a Stalin, como asegurar la caída del Telón de Acero, como Churchill más adelante llamó a la dominación soviética de una gran parte de la Europa Oriental durante cuarenta años.
Está claro, que estas cifras cantan y que la derrota fue la peor que la Wehrmacht encajó en toda la guerra, pero ¿sería la derrota atribuíble a las histéricas órdenes del Hitler? En buena parte sí. Como hemos visto en los dos artículos, una defensa más elástica, permitiendo retroceder a las tropas a puntos más defendibles, habría sido mucho más efectiva que la política de ni un paso atrás y las Festung. Pero no sólo se le puede atribuír a él… La incapacidad alemana de descubrir los preparativos de Bagration, la inflexibilidad en empeñarse en que la ofensiva vendría del norte de Ucrania, y sobretodo, el Ejército Rojo: la aparentemente inagotable fuente de hombres y máquinas, su empuje, capacidad de sufrimiento y determinación, la Maskirovka… todo influyó en el resultado. Resultado, que hasta este año no ha recibido un reconocimiento como tal por parte de Occidente. Obnubilados con el éxito de la campaña en Normandía, año tras año se ha ido negando a Bagration la importancia de lo que fue, y no sólo por el éxito de la operación en sí, si no porque además, de no haberse desarrollado esta campaña al mismo tiempo que la normanda, efectivos de un lado podrían haberse desplazado al otro, y quizá, sólo quizá, el resultado

Noticias del Frente, las caricaturas soviéticas de Hitler hechas por Deni. Merece la pena verlas http://windowsonwar.nottingham.ac.uk/poster/Dispatches-from-the-Front

Noticias del Frente, las caricaturas soviéticas de Hitler hechas por Deni. Merece la pena verlas http://windowsonwar.nottingham.ac.uk/poster/Dispatches-from-the-Front

normando podría haber sido muy diferente; sólo a nivel de divisiones, en Normandía los alemanes tenían 11 divisiones los primeros días del desembarco. En el este, eran 228 divisiones las desplegadas. Ninguna de ellas fue enviada a oponerse a los aliados allí.  Mirándolo desde la parte táctica, durante casi todo Junio y Julio, los aliados habían estado empantanados en una pequeña área, casados con las poco imaginativas tácticas de Montgomery y sólo a partir de la Operación Cobra el 25 de Julio se pudo romper realmente el frente normando, con fallos posteriores que los rusos no cometieron en ningún momento, como el fallo en sellar completamente la bolsa de Falaise.  Ni mucho menos se quiere dar a entender que Normandía fue una operacioncilla.. para nada! Simplemente, nuestro modo de ver la historia, ayudada como dijimos por ese aura (que gusta!!!) de Hollywood (1) nos ha hecho que apenas miremos hacia las batallas que realmente le rompieron la espalda a la Wehrmacht como fueron Stalingrado, Kursk ó Bagration…  Este hecho es innegable y merece un reconocimiento justo, a pesar de lo que podríamos pensar de lo que hicieron Stalin, Kruschev ó actualmente Putin en Georgia, Crimea ó Ucrania.  Son muchos los que abrogan por conmemorar conjuntamente el Día D y la Operación Bagration…  Creo que sería un reconocimiento apropiado a los enormes sacrificios que hicieron millones de hombres y mujeres en aquellos meses hace 70 años.

————-

(1) Conocemos las películas de Hollywood, pero y las de la URSS ó los países aliados a ella? Hay muchas y buenas, aunque con una carga propagandística impresionante. Osvobozhdenie (Liberación) es una monumental película, con miles de extras, material original (carros de combate, armas pesadas y ligeras…), de 8 horas de duración, dividida en cinco partes… Las tomas aéreas de Kursk son impresionantes.. Además hay muchas otras como la checa “Tankova Brigada” ó la yugoslava (más conocida por la participación de distintos países) como “la Batalla del rio Neretva”. La lista es interminable, con películas durísimas como Ven y Mira” ó las modernas “Estrella Roja” ó las novísimas (y bastante irregulares, cada una de ellas) sobre la fortaleza de Brest, Leningrado, Stalingrado ó Tigre Blanco, esta última casi de ciencia ficción. Para elegir!!!

En medio de las celebraciones del 70 aniversario del desembarco aliado en Normandía, tantas veces nombrada y aclamada como el principio del fin del Ejército Alemán, vamos a analizar la, posiblemente, más importante operación de la II Guerra Mundial. Una operación, que seguro muchos desconocen, de la que se cumplen también hoy 70 años de su comienzo y que, en cualquier aspecto, no es que iguale, deja enana a la operación normanda, sin quitarle por supuesto, ni un ápice de importancia a la apertura del deseado segundo frente, con permiso del italiano: la Operación Bagration. Durante estos dos artículos se tratará de ponerla en el lugar que le corresponde, analizando  las operaciones, el contexto y una comparación con la operación Overlord. Esperamos que al final de ella,  nos dejemos seguir deslumbrando, algo menos, por Hollywood y pensemos, algo más,  en que los rusos hicieron más de lo que creíamos y que, quizá, el más importante día D se libró en el Este.

Fue Piotr Bagration un general ruso, nacido en Daguestán en 1769 y descendiente de la familia real georgiana de los Bagrationi, que luchó, con distinta fortuna pero siempre distinguiéndose por su atrevimiento y bravura,  junto a los grandes mariscales (?¿) Suvorov y Kutuzov, a finales del siglo XVIII y  principios de siglo XIX, en distintas guerras y también contra los ejércitos de Napoleón en Austerlitz, Hollabrunn, Eylau,

General Bagration

General Bagration

Mogilev y Borodino, esta última la mayor y más sangrienta de todas las guerras napoleónicas, en donde se enfrentaron más de 250.000 hombres y mil cañones, y en la que fue mortalmente herido el 7 de Septiembre de 1812, falleciendo unos días después.

Stalin, que desde la terrible campaña de Stalingrado (ver aqui nuestro post), a fin de dar un empujón anímico a su ejército y la nación, estaba apelando al espíritu patriótico ruso, retomando los grandes nombres rusos históricos,  (y que abandonaría en cuanto el ejército alemán hubiera sido derrotado, volviendo a la más férrea visión marxista-leninista), denominó a la gran operación que estaban planificando, con el nombre de este general: Bagration.

Bagration apuntaba directamente al más fuerte de los sectores alemanes, el Grupo de Ejércitos Central, a cuya cabeza se encontraba el mariscal de campo Ernst Busch, (ascendido más por su lealtad al Führer que por otros méritos), que aunque había sido varias veces atacado, había aguantado bien los embates soviéticos. Pero ahora, después de las sucesivas retiradas del Grupo de Ejércitos Sur, después de Kursk, la Segunda Batalla de Kiev y la ofensiva de Crimea, se veía que su flanco quedaba expuesto y que debía retirarse después de la Operación Suvorov en el otoño de 1943, pidiendo Busch permiso al Cuartel General (OKH) para retirarse. Hitler, de nuevo, se negó a ello, basándose en esa obstinación suya de la no retirada, cosa que casi siempre hizo que su Ejército perdiera terreno, material y hombres.  En Abril de 1944, el plan fue enviado para la aprobación de la Stavka, Cuartel General de las Fuerzas Armadas Soviéticas, en el más absoluto de los secretos; tanto que los generales que llevarían las ofensivas Rokossovsky, Bagramyan, Chernyakovsky y Zakharov no fueron informados hasta Mayo. Stalin, que conocía los planes aliados para el desembarco en Normandía, decidió que Bagration comenzaría el día 22 de Junio, justo tres años después del ataque alemán a la URSS, aunque hubo de posponerse al día 23.

Situación el 23 de Junio de 1944

Situación el 23 de Junio de 1944

Los objetivos eran muy ambiciosos: El principal la destrucción del Grupo de Ejércitos del Centro, que contaba entre soldados y personal de soporte con más de 800.000 hombres, unos 500 carros de combate y cañones autopropulsados y algo más de 600 aviones, con dos ofensivas en un avance en seis sectores, para lo que la Stavka había destinado más de 1.7 millones de hombres (relación 1 a 2), unos 4.000 carros y cañones autopropulsados (relación 1 a 6) y más de 5.000 aviones (relacion 1 a 7), sin hablar del desastroso desequilibrio en artillería en donde los rusos tenían una ventaja de más de 10 a 1.  Además de este formidable despliegue frente a ellos, los alemanes tenían en su retaguardia la muy organizada, numerosa y activa resistencia partisana de la población en Bielorusia, que había sufrido la barbarie nazi en grado superlativo: el mismo Busch, fue responsable de la creación de los poco conocidos campos de Bielorusia, en donde internó a la población civil a la intemperie.. las acciones de castigo llevadas a cabo en Enero, Febrero y Abril de 1944 dejaron pueblos arrasados y sus habitantes ejecutados, estimando que cerca de medio millón de habitantes fueron exterminados(*1).  A todas estas fuerzas preparadas para la acción, hay que añadir un elemento poco conocido en Occidente: la Maskirovka, la guerra de engaño, que los soviéticos habían perfeccionado hasta unos límites increíbles.  Maskirovka, a veces se ha traducido como camuflaje, y aunque lo es, es a lo grande, ya que incluía todo tipo de medidas, camuflaje, propiamente dicho, ocultación, imitación utilizando señuelos y muñecos, maniobras militares cercanas a objetivos falsos, desinformación… (*2).  Y esta Maskirovka, surtió efecto. Del mismo modo que para Normandía se creó un ejército fantasma, al mando del cual estaba Patton, los soviéticos hicieron ver y escuchar a los alemanes a un ejercito enorme más al sur, en Ucrania, de modo que todas las operaciones de defensa se fundamentaron en esa creencia… y la peor de todas, la orden de 8 de Marzo de 1944 de Hitler: la preparación y fortificación de las ciudades en las llamadas  fortalezas “Feste Platze”, la resistencia hasta el último hombre sin retroceso posible, que privó a la Wehrmacht de toda flexibilidad táctica. La desconfianza que el Führer tenía hacia sus generales, y el creciente número de sicofantes que éste tenía a su alrededor, hacían que las órdenes que salían del Cuartel General fueran todo lo contrario a lo que les había llevado a la victoria durante los primeros años del conflicto, llevando a la desesperación de los mandos en el frente, que como el general Hans Jordan, jefe del 9 Ejército, se echó las manos a la cabeza sabiendo que con aquella defensa rígida lo condenaban, junto a sus hombres, a una destrucción segura.

Con las fuerzas descritas, el 19 de  Junio, más de 200.000 componentes de las fuerzas partisanas comenzaron una vastísima operación atacando almacenes, líneas de transporte y de comunicaciones, haciendo detonar alrededor de 10.500 cargas explosivas,  sólo durante la noche del 19 al 20. El día 22 de madrugada, comenzó el Ejército Rojo a explorar “en fuerza” en Bielorrusia, en forma de compañias y batallones a todo lo largo del frente, comprobando si las defensas alemanas disponían de suficiente fuerza y marcar objetivos para el bruta machaque que al día siguiente se desataría. Los “sondeos” fueron particularmente violentos alrededor del saliente de Vitebsk, desde el norte y desde el sur, se prolongaron durante todo el día, a fin de lograr puntos de arranque de la maniobra envolvente del día siguiente. Y antes de la enorme barrera artillera que iban a desplegar los soviéticos, la ADD, la fuerza estratégica de bombardeos salió en la noche del 22 al 23 contra las concentraciones de tropas y artillería alemanas, iniciando aquella a las 5 de la mañana del 23. La preparación había sido meticulosa y en el más

Cañon soviético de 152 mm

Cañon soviético de 152 mm

estricto silencio: el promedio de tiempo continuado de fuego fue de dos horas, a cada una de las más de 24.000 piezas de artillería se las había dotado de unas 6 toneladas de explosivos, que se inició sobre las primeras posiciones alemanas hasta una profundidad de 6 kilómetros.  En algunos sectores se utilizó una barrera rodante de fuego, (y en algunos dos!),  que hacía que cada cierta cantidad de disparos, se modificaba un poco el ángulo del cañón, de modo que las siguientes descargas estallaran unos metros pr detrás de donde la anterior había caido. De igual modo las baterías de cohetes se sumaron al terrible bombardeo, haciendo fuego de saturación sobre objetivos concretos, que muchas veces caían sobre los mismos objetivos previamente bombardeados por la artillería convencional.  Como aparece en un informe del 9 Ejército alemán, fueron sorprendidos completamente: ” El enemigo ha adoptado tácticas completamente nuevas. Ataca con grupos concentrados de infantería que apoyados por un fuego de artillería certero, muy controlado y altamente concentrado, ocupa posiciones tácticas para establecer posiciones favorables para el siguiente ataque… Detrás de esos grupos, ocultos hasta que se necesitan, hay grandes formaciones de tanques preparadas para continuar y romper el frente por completo”. Por la tarde, el mariscal Busch comunicó al OKH que tenían grandes brechas abiertas en el frente,  que el 3 Ejército Panzer por sí sólo sería incapaz de restaurar las posiciones del día anterior, añadiendo que la situación Vitebsk era particularmente peligrosa, a lo que contestaron que aguantara, que no podían enviarle refuerzos puesto que esperaban que el ataque principal viniera del norte de Ucrania. Maskirovka había funcionado. Además aquellas vias abiertas, eran mucho más serias de lo que los alemanes pensaban. El 6 Ejército de Guardias soviético había penetrado profundamente al norte de Vitebsk y el general Bagramyan ordenó la explotación de las mismas a su 1 Cuerpo de Tanques. Cuando al día siguiente se comunicó que estaban casi cercados, se volvió a solicitar

Mapa de Bagration

Mapa de Bagration

permiso para retirarse, que volvió a ser negado y no fue hasta la tarde, después de otra llamada, cuando accedieron a que se retiraran 3 de las 4 divisiones que estaban a punto de quedarse aisladas, pero dejando una allí. Reinhardt, general al mando del III Ejército Panzer, pensó que era un sacrificio inútil, pero trató de salvar las divisiones cercadas, ordenando inmediatamente la salida… demasiado tarde, ya que el 25 el cerco era un hecho y de los 35.000 hombres que intentaron salir, sólo salieron vivos 10.000, que cayeron prisioneros de los rusos. Los pocos que lograron escapar al cerco, se encontraron en campo abierto, dominado por los partisanos supervivientes de la durísima operación alemana antipartisana “Kormoran” del mes de Mayo anterior, con poquísimas ganas de hacer prisioneros. La obsesión desquiciada de Hitler del no retorceder, había privado a Reinhardt de la tercera parte de sus hombres.

En otros sectores la lucha era más despiadada aún si cabe. Uno de los objetivos principales era la autopista Moscú-Minsk, desde Smolensk hasta Orsha, que en el previo otoño e invierno había sido ya testigo de durísimos combates y desde entonces había sido reforzada por los alemanes, incluyendo en ella la 78 Division de Asalto, la división de infantería más poderosa en Bielorrusia, con un casi el doble de efectivos que cualquier otra división de infantería, además de carros 31 Stug III, más de 100 piezas de artillería de distintos calibres y 18 Nashorn, cañones autopropulsados de los famosos 88 mm. Además su flanco sur estaba protegido por otra importante división la 25 Pz. división de Granaderos.  Como resultado, los rusos atacaron Orsha con grupos de asalto especiales, con 5 divisiones de infantería, carros T34 con barreminas, carros pesados IS-2, IS-152 y SU76 .

T34 barreminas polaco

T34 barreminas polaco

Sin embargo, aun cuando sobre el papel al menos esta fuerza parecería imparable, la infantería alemana se defendió con determinación, escondida en los cráteres provocados por el bombardeo, armados con los Panzerfaust y Panzerschreck, provocaron grandes pérdidas en los atacantes y hicieron que la fuerza inicial flaqueara. Sin embargo, los rusos encontraron a través de un bosque al norte de las posiciones de la 78, un camino que explotaron con éxito y la noche del 26 el camino hacia Minsk estaba abierto, con el 5 Ejército de Tanques del mariscal Rotmistrov abriendo la imparable marcha.  El general al mando del cuerpo de ejército en el que se englobaba la 78, von Tippelskirch, dio la orden de retirarse a otras posiciones más defendibles, engañando en el proceso al mariscal Busch, que a la primera petición de retirada que hizo von Tippelskirch, se la denegó recordándole que no podía retirarse. Viendo la imposibilidad de tratar con mandos razonables, von Tippelskirch decidió retirarse.  Un hecho terrible durante la retirada: el último tren alemán lleno de heridos salía de Orsha hacia Minsk cuando un destacamento de carros T34, lanzado desde el 5 Ejército como avanzadilla del cerco, se encontró con el tren al que hizo volar por los aires…

Sherman soviético destruido

Sherman soviético destruido

Una vez tomada la plaza vital de Orsha, había que avanzar rápidamente hacia los ríos Dnieper y Beresina y sus importantisimos puentes. El primero fue pasado el 27, para el Beresina tardarían algo más, empujando, después de la caída de otra de las “festung”, Mogilev, al 4 Ejército de  von Tippelskirch, que trataba de retirarse hasta encontrarse con la 5ª Panzer y sus Tigres, y acabaron metiéndose en una trampa formidable. La aviación soviética, con los temibles Shturmoviks machacando las posiciones alemanas, atacaba una y otra vez las posiciones de esta división y de los restos del cuarto Ejército tratando de llegar a la orilla a defender del Beresina, en una situación parecida a la que se encontrarían las divisiones germanas a miles de kilómetros de allí apenas un mes después, en la bolsa de Falaise en Normandía, incluyendo en la similitud al enfrentamiento con carros Sherman americanos del 3 Cuerpo de Ejército de Guardias soviético. Durante todo el día 29 estuvieron enzarzados rusos y alemanes, hasta que estos tuvieron autorización para retirarse, aunque con los rusos pisándoles los talones, ya que otras unidades habían conseguido pasar el río por el norte de las posiciones alemanas. La Luftwaffe, a la desesperada y con pocos medios, bombardeó con FockeWulfs 190, los puentes a fin de retrasar lo más posible lo inevitable, pero con apenas éxito. Por la tarde del día 30, los obstáculos más importantes en el camino del norte a Minsk ya habían sido eliminados.

En cuanto al camino sur, el Primer Frente Bieloruso del mariscal Rokossovskiy, después de un primer día un tanto difícil debido a la zona pantanosa por donde tenía que avanzar, realizó una profundización de más de 10 kms. contra la división 134 de infantería alemana, que forzó al general Jordan a utilizar su reserva, la division panzer número 20,  que sólo tenía un regimiento equipado con 71 Panzer IV’s, estando el otro reequipándose con Panthers; mientras iban al encuentro de los rusos, más al sur el 65 ejército soviético llegó a ocupar una posición clave cerca de Bobruisk, que hizo a Jordan cambiar el avance de la 20 Pz. y dirigirla a esta nueva amenaza. Aunque los combates fueron favorables a la 20, las pérdidas fueron también cuantiosas y además no paraban de llegar refuerzos rusos, que amenazaban con dejar aisladas a más formaciones alemanas, puesto que el mariscal Busch, temeroso de la ira de Hitler, negó la posibilidad de una retirada estratégica de sus casi cercadas tropas.  Busch, junto con Jordan, viajó a Obersalzberg a tratar de persuadir al Führer para que cambiara su desastrosa, y costosísima, política de no retroceder.

Shturmoviks atacando una columna alemana en Bielorusia

Shturmoviks atacando una columna alemana en Bielorusia

Aquello, como era de esperar, no funcionó. Jordan fue relevado, Busch sustituído por Walter Model y por supuesto, la política de no retroceder, no retrocedió.  Entre tanto la situación en Bobruisk había empeorado: Una bolsa de unos 25 km cuadrados conteniendo a más de 40.000 soldados al este de la ciudad, se había convertido en el objetivo del fuego concentrado de la artillería, a la que se unió la aviación con los terribles Shturmoviks en oleadas que dejaron la zona convertida en un matadero del que los que pudieron escapar hacia Bobruisk, lo hicieron para volver a ser rodeados. Desde allí consiguieron permiso para intentar salir del cerco, con la condición de dejar una división en la “fortaleza”, consiguiendo escapar unos 15.000 efectivos, que no pudieron volver a combatir en algún tiempo debido al estado en el que estaban. Uno de los que lograron escapar, el soldado Heinz Fiedler, en una entrevista muchos años después, no lograba expresar con palabras lo que sintió entonces: “Tu… tu ya no sientes, ya sea caliente o frío, la luz o la oscuridad, y … y ya no se siente la sed o el hambre. Es algo parecido a… como si…. no sé… no soy capaz de describirlo. Es una, una especie de… un … hay tanta tensión…”.  En menos de una semana de lucha, sólo el Primer Frente Bieloruso había capturado ó destruido 366 vehículos blindados, 2.664 piezas de artillería, acabado con la vida de cerca de 50.000 combatientes alemanes y capturado otros 20.000… Y esto sólo había comenzado. La siguiente etapa: Minsk.

(continuará)

——

(*1) Bien es cierto que una vez terminada la guerra, muchos de los resistentes que desde los países bálticos hasta Ucrania, (sin olvidar a Polonia..), fueron masacrados por sus aliados soviéticos, al tratar de recuperar derechos y libertades, con operaciones contra ellos hasta bien entrada la década de ¡¡¡1980!!!, busquen, por ejemplo, los “Hermanos del Bosque”.

(*2) Para un estudio en profundidad de la Maskirovka véase este PDF del Instituto Ruso de la US.Army (1982)

— Viene de http//recon25.com/blog/?p=277

Después de muchas idas y venidas de decisiones entre los generales que estaban frente a la Abadía de Montecassino, entre ellos en contra del bombardeo el general Clark, es el británico Alexander quien toma la responsabilidad del bombardeo presionado por el neozelandés Freyberg, que quería que su ofensiva tuviera éxito, además de las “visiones” de uniformes alemanes en el monasterio en sí, tenidas estas por Ira Eaker, general en jefe del la Fuerza Aérea Aliada en el Mediterráneo durante un vuelo sobre la Abadía. No hay ninguna evidencia de que ésta estuviera ocupada por las tropas germanas, pero se procedió al bombardeo en la mañana del día 15.  142  B-17, 47 B-25 y 40 B-26, lanzaron un total de 1150 toneladas de bombas de alto explosivo en incendiarias sobre la antigua abadía, reduciéndola a montón de humeantes ruinas.  Además entre las pasadas de los bombardeos el II Cuerpo de Artillería hizo lo propio contra la misma.  Como si de un espectáculo se tratara, las cámaras de cine y periodistas estaban

B17 sobre la Abadía

B17 sobre la Abadía

presentes y preparados para ver la destrucción. En esta toma extraída de YouTube, podemos ver el ciertamente terrible espectáculo de la desctrucción del imponente edificio milenario.

Aquella misma tarde y el día siguiente los aliados presenciaron la continuación del bombardeo por parte de la artillería y la aviación, así como por los alemanes cuyas posiciones no fueron alcanzadas en ningún momento.   Realmente murieron 230 civiles italianos que habían huido al monasterio, creyendo que allí estarían a salvo. Al día siguiente los supervivientes huyeron de las ruinas excepto el abade, varios monjes más y algunas familias y niños huérfanos, que estuvieron en los sótanos hasta el día 17, cuando decidieron en vista de los continuos ataques, que era mejor salir de allí. Para colmo, la falta de coordinación del ataque aéreo y el de tierra fue desastroso, dando lugar a que, destruida ya la Abadía, los paracaidistas alemanes de la Primera División, tuvieron tiempo para ocuparla, convirtiendola en una fortaleza que iba a dar mucho que hablar, al igual que  el bombardeo de la misma, cuyo debate sobre el porqué y la conveniencia del mismo continúa en nuestros días.

FJ con MG42 en el valle del Liri

FJ con MG42 en el valle del Liri

El 17 y 18 hindúes, ingleses, gurkhas y maoríes intentaron conquistar el pueblo, en medio de unos violentísimos ataques, pero debieron retirarse ante las pérdidas sufridas por los contraataques alemanes, por lo que Alexander decidió suspender la ofensiva y preparar la que sería la Tercera Batalla.

Gurkha con su Kukri en la boca

Gurkha con su Kukri en la boca

Los preparativos para ella no eran del agrado de nadie… durante 21 días se tuvo que posponer el inicio debido a las lluvias y heladas.

Durante todos esos días, las bajas tanto debidas a la inclemencia del tiempo como  a la acción de los alemanes, contando incluso con la del general neozelandés Kippenberger, jefe de la 2ª Division de ese país, que perdió los dos pies al pisar una de aquellas famosas (y odiadas) “schu_mine 42”.

Así el día 15 de Marzo, después de tres horas y media de bombardeo y caminando detrás de una cortina de fuego que iba avanzando delante de ellos, los neozelandeses se lanzaron al ataque bajo una lluvia que no cesaba y que en torrentes se precipitaba sobre los cráteres producidos por las bombas, inmovilizando tanques e infantería. Aún así la artillería y la aviación no paraban, tanto que se calcula que en el pueblo de Cassino habría unos 350 paracaidistas y ingenieros alemanes los cuales recibieron para cada uno unos 4000 kilogramos de explosivo! Los 100 que quedaron, aún aturdidos por lo que les acababa de caer, fueron capaces de organizar la defensa del pueblo y privar a los aliados de su captura. Varios enclaves fueron conquistados después de durísimos enfrentamientos, como Rocca Janula,

Stug III en las ruinas de Cassino

Stug III en las ruinas de Cassino

Hangman’s Hill y otros, que dieron lugar al ataque el día 20 de la 20ª Brigada Acorazada hacia la Abadía. El ataque que parecía iba a tener éxito fue detenido por un fortísimo contraataque de los “Diablos Verdes” paracaidistas, que destruyeron uno a uno los carros de combate enviados sin infantería de apoyo. Así el día 24, después de más intentos de desalojar a los paracaidistas de sus posiciones, Alexander y Freiberg decidieron suspender los ataques, demostrándose que una infantería (que era al fin y al cabo lo que los paracaidistas eran) bien entrenada era capaz, aun a costa de fuertes pérdidas, de detener incluso a columnas acorazadas.

De nuevo a finales de Marzo, el 8 Ejército inglés y el 5º Americano estaban en los planes de los estrategas para intentar el golpe definitivo a Cassino, dándole al 2º Cuerpo de Ejército

Portada del Domenica del Corriere

Portada del Domenica del Corriere

Wojtek el oso que acarreó municiones para los polacos durante la batalla

Wojtek el oso que acarreó municiones para los polacos durante la batalla

Polaco la tarea del asalto a Montecassino. Guardando estricto silencio de radio y moviéndose de noche, se fueron posicionando durante casi dos meses, los distintos refuerzos ingleses, polacos, franceses, americanos, marroquíes, hindúes, gurkhas, neozelandeses, sudafricanos y dos divisiones canadienses de última hora. Un total de 13 divisiones aliadas se concentraron para el último ataque contra Cassino. De nuevo una impresionante demostración artillera se abatió sobre los “Diablos Verdes” la noche del 11 al 12 de Mayo, seguidos de nuevo por los ataques de aquella máquina multicultural, que logró hacerse con posiciones importantísimas para lograr el objetivo final, aunque algunas, como el llamado muy apropiadamente, Monte Calvario, fueron retomadas por los incansables paracaidistas. Los polacos estuvieron durante tres días luchando salvajemente contra los FJ’s, hasta que tuvieron que retirarse ante la obcecación de los germanos, que se cobraron 281 oficiales y 3500 de tropa polaca.  De todos modos la presión era enorme y el día 13, la resistencia comenzó a decaer, flanqueando los marroquíes además a las posiciones alemanas al atravesar las montañas paralelas al valle del Liri, las cuales habían sido dejadas sin defensa al considerar imposible pasar por ahi.

El día 15 los británicos de la 78 división avanzaron para aislar Cassino y el 17 los polacos del 2 Cuerpo, lanzaron su último ataque contra MonteCassino. Bajo un constante fuego y luchas cuerpo a cuerpo, los alemanes decidieron, bajo la perspectiva de quedarse aislados, retirarse el 18, dejando una treintena de soldados heridos que no podían ser evacuados.

La bandera polaca fue izada en el Monasterio y los alemanes establecieron nuevas posiciones en la línea Hitler, quedando abierto el camino hacia Roma, que caería el día 4 de Junio, hecho que sería oscurecido por lo que ocurriría cuarenta y ocho horas después: el desembarco en Normandía.

La destrucción en Cassino

La destrucción en Cassino

 

La bandera polaca ondea en Montecassino

La bandera polaca ondea en Montecassino

— viene de http://recon25.com/blog/?p=258

Y como centro clave de la línea Gustav, debido a la importancia estratégica que suponía para el camino hacia Roma, Montecassino estaba presta a ser defendida por fuerzas resueltas a no ceder terreno. Ya en el mes de Diciembre la línea Gustav había sido traspasada por el río Sangro y se dirigían hacia el río Moro, para intentar conquistar Ortona, a orillas del Adriático y con un puerto que podrñia solucionar parte de las necesidades de suministros aliadas. Ortona fue un infierno… llamada la “pequeña Stalingrado”, luchando de casa en casa, abriendo agujeros en las paredes con PIATS y lanzando granadas a través de ellos, entre los días 20 al 28 de diciembre costó a los canadienses y a los paracaidistas alemanes centenares de bajas. Este vídeo de Canal Historia relata el brutal enfrentamiento.

A pesar de estas victorias, el frío invierno, las lluvias torrenciales y sus consecuencias con ríos desbordados y el barro, hicieron que de nuevo se estancara la ofensiva. Evaluando los posibles ataques y rutas, los aliados llegaron a la conclusión de que para avanzar, y llegar a Roma, debían tomar el camino por el valle del Liri, que se juntaba con el río Rápido delante del pueblo de Cassino, formando con la mole de la montaña, la pesadilla peor que un estratega querría encontrarse. Sin embargo, y debido a la importancia de esos 14 siglos de historia que tenía la abadía de Montecassino, el comandante en jefe alemán en Italia, Albert Kesselring ordenó a sus hombres no incluir el monasterio en la línea defensiva, e informó de esto tanto al Vaticano como a los Aliados. Por su parte, el general norteamericano Mark Clark, comandante en jefe del 5º Ejército USA, planeó que en un frente de 30

Albert "sonriente" Kesselring

Albert “sonriente” Kesselring

Mark Clark

Mark Clark

kilómetros, las divisiones 5 y 56 de Infantería del X Cuerpo Británico atacara el día 17 de Enero, atravesando el Garellano, el 19 por la noche, la 46 británica lo pasaría también por su unión con el Liri, para apoyar al  II cuerpo de Ejército USA que atacaría el 20, con la división 36 (Texas) y el cuerpo expedicionario francés del General Juin hacia Monte Cairo, bisagra de las líneas Gustav y Hitler.  Este cuerpo expedicionario francés, es protagonista del importante avance por las montañas perdiendo más de 2.500 hombres en ellas, aunque lo fue también de un hecho, que además, fue permitido (y en cierto modo, espoleado) por el propio Juin: Miles de mujeres y niñas italianas, entre los 11 y los 86 años, (así como casos de niños y hombres) fueron violadas por las tropas argelinas y marroquíes que componían dicho cuerpo expedicionario. Muchas de ellas murieron como consecuencia, así como cerca de 1.000 hombres que trataron de defenderlas. Una película, La Ciociara, protagonizada por Sofía Loren, (que recibió el premio Oscar a mejor actriz por su papel en esta película),  recuerda este terrible acontecimiento.

Volviendo al primer asalto el día 17 de Enero. Las divisiones inglesas se lanzan sobre el Garellano y lo cruzan, pudiendo romper el frente, pero al fallar por parte de la inteligencia aliada en identificar la debilidad de las fuerzas alemanas enfrente, pierden la oportunidad y el General von Senger, jefe del XIV cuerpo Panzer, pide ayuda a Kesselring que envía dos divisiones de panzer-granaderos a reforzar la línea.

El 5º Ejército USA, había tardado seis semanas en avanzar los últimos 11 kilómetros en su camino desde la línea Bernhardt, hasta llegar a la línea Gustav. En ese proceso había sufirdo 16.000 bajas! Con poco tiempo para preparar el ataque y nada para descansar, comienzan el día 20 su ofensiva, y aunque algunas fuerzas de la 36 Texas consiguen pasar el Rápido en dos puntos, pero son aisladas por la 15 división de Panzergranaderos  y aunque el 21 logran atravesar refuerzos, sin apoyo de blindados, tienen que retirarse a sus líneas, cruzando el Rápido, perdiendo cerca de 2.100 hombres en 48 horas.

Como apoyo a estos ataques tratando de desbloquear la situación en Cassino, y tomando a los alemanes totalmente por sorpresa, desembarcan el 22 de Enero en Anzio (operación Shingle), un conglomerado de fuerzas británicas y estadounidenses, en un número cercano a 40.000, entre los que se encuentran rangers, paracaidistas de la 82 USA, comandos británicos, varias divisiones de infantería y batallones blindados. Apenas encuentran resistencia y a medianoche de aquel día, cerca de 36000 hombres y 3200 vehículos, junto con gran cantidad de suministros,  han sido desembarcados.

Cassino y Anzio1943

Cassino y Anzio1943 (ampliar)

Pero el general Lucas, al frente de la invasión, resulta ser muy cauteloso y prefiere acumular todo lo que puede antes de lanzarse a la ofensiva. Cuando lo hace, (el 30!!!), Kesselring que había previsto esta contingencia, movió un grupo de combate (Kampfgruppe) de la 4ª División Paracaidista y la acorazada Herman Goering, solicitando además refuerzos que vendrían desde Yugoslavia y Francia. Pocos podrían imaginar que esta audaz operación, que podría haber sido determinante en aniquilar los efectivos alemanes y tomar Roma en muy poco tiempo, iba a durar 4 largos meses…. Churchill, tan ingenioso como siempre con sus frases, dijo sobre Lucas: “Tenía la esperanza de que estábamos lanzando un gato salvaje en la orilla, pero todo lo que hemos conseguido ha sido una ballena varada”. Para colmo, Kesselring puso  enfrente de Lucas al tenienge general paracaidista Schlemm, que dio mayor eficiencia aún a las operaciones defensivas y después de este a  von Mackensen, comandante del XIV Ejército alemán. Cuando el 30, se lanzan los Rangers americanos a la ofensiva, las escenas de heroísmo son por los dos lados a la vez increibles y espantosas. Una de ellas corresponde al sargento Truman Olson,  que despues de haber perdido a casi toda su compañía en un mano a mano con los alemanes durante 16 horas, consigue atrincherarse en una posición elevada en forma de herradura, y con una única ametralladora mantiene a raya los asaltos alemanes, que van uno a uno eliminando a su gente.

Sgt. Olson

Sgt. Olson

El mismo es herido gravemente, y a pesar de esto, sabiendo lo importante que es la posición, rehusa retirarse y se queda sólo defendiendola. A la mañana siguiente, unos 200 alemanes se lanzan al asalto de la posición, hiriendo de nuevo a Olson,

que rechaza durante una hora y media más el ataque, matando a unos 20 teutones e hiriendo a muchos más, hasta que una granada hace volar por los aires la posición y a Olson, que un año más tarde recibe la más alta condecoración, la Medalla de Honor del Congreso.

El tres de febrero, von Mackensen lanza su contraofensiva habiendo sonseguido reunir cerca de 100.000 hombres para atacar la cabeza de puente, consiguiendo hacer tambalear las líneas aliadas, que gracias al apoyo de la artillería naval y a las fuerzas aéreas consiguen mantener el tipo, algo que en unos meses se repetirá en Normandía, aunque en esta ocasión a punto estuvieron de volver al agua. De hecho el día 16, cuando von Mackensen lanza la operación Fischfang, los aliados tienen que agarrarse a su última línea de defensa en la playa y contraatacar, pero son tantas las bajas por un bando y por otro que no tienen más remedio que parar para reponerse, llegando a una guerra de desgaste y duelos de artillería pesada,  con calibres de más de 200 mm, como el Krupp K5 de la foto de abajo, que se asemejaban a la anterior conflagración mundial, como recordaron veteranos de la I Guerra Mundial presentes en ambas carnicerías.  Una descripción muy interesante, en inglés puede encontrarse en los Archivos de Historia del Ejército USA, aqui.

Anzio Annie

Anzio Annie

En el momento, la operación en Anzio pudo calificarse como un fracaso; Churchill de nuevo: “Anzio fue una historia de grandes oportunidades y esperanzas destrozadas, de hábil comienzo por nuestra parte y rápida recuperación por parte del enemigo, de valor compartido por ambas partes”, consiguiendo al fin que reemplazaran a Lucas por Lucien Truscott .Pero el hecho de atraer tantas fuerzas a este frente, distrayéndolas de Francia, a punto de convertirse en el frente más importante, puede hacer que la balanza del éxito/fracaso, se equilibre al menos un poco.

Mientras en Cassino en sí, proseguían los terribles combates, consiguiendo la infantería americana a primeros de febrero, varios puntos estratégicos, llegando casi a las paredes del monasterio, pero siendo rechazados de nuevo por el 2 Regimiento de Fallschirmjägers. El II Cuerpo de Ejército USA, estaba “quemado”, y el 11 de Febrero después de un intento de asaltar durante tres días la colina del Monasterio y el pueblo de Cassino, fue retirado, siendo sustituído por el cuerpo Neozelandés del general Freyberg, quedando abierta la puerta para la Segunda Batalla de Monte Cassino, con la operación Avenger que comenzaría el 15 de Febrero.

El último día que la abadía de Montecassino estuvo en pie….

El castillo de Cassino siendo pulverizado por la artillería. La Abadía en la colina inmediatamente detrás.

El castillo de Cassino siendo pulverizado por la artillería. La Abadía en la colina inmediatamente detrás.

Abadía de Monte Cassino

Fotografía aérea de la Abadía de MonteCassino, unos dias antes del bombardeo

De vuelta estamos! Después de un tiempo sin publicar nada, debido a falta de tiempo y sobretodo al cambio de servidores, aquí estamos de nuevo.

Va a ser este un año lleno de conmemoraciones de 70 aniversario que trataremos de cubrir desde este blog, y alguna de esas, será en directo… pero no adelantemos acontecimientos. Hoy: Montecassino.

Cassino es una pequeña ciudad del Lacio, a unos 130 kilómetros de Roma. Cerca de ella se alza sobre una estratégica colina, la Abadía benedictina de Montecassino, fundada por San Benito hacia el año 529. Precisamente ese estratégico punto fue causa de numerosos saqueos y destrucciones, empezando por los lombardos en el 584, mas tarde sarracenos, Napoleón en 1799 y  la que nos ocupa: las cuatro batallas de Montecassino en 1944.

Con el final de las campañas de Africa y Sicilia, los aliados buscaban dar un nuevo golpe a la aún formidable Wehrmacht. Stalin, reciente vencedor de la tremenda batalla de Kursk, exigía la apertura de un frente en la Europa Occidental que hiciera que los alemanes destinaran parte de las fuerzas que estaban en el Este. Y así, siguiendo la frase de Churchill de propinar un golpe en el “blando vientre de Europa”, el tres de Septiembre de 1943 comienza la invasión de la Italia peninsular con  una operación para distraer fuerzas alemanas sobre Calabria (Operación Baytown), que no produjo el efecto deseado, el 9 de Septiembre la de Tarento (Operacion Slapstick) y la principal, el mismo día, la Operación Avalanche en Salerno.

Invasión de Italia 1943

Invasión de Italia 1943

Sobre la operación de Tarento, hay que anotar que fue la primera vez que la 1ª División Aerotransportada Británica actuó como tal, ya que tan sólo dos de sus regimientos tenían experiencia en combate en Africa y Sicilia, donde sufrieron graves pérdidas, y que además, no pudo ser lanzada desde aviones, debido al insuficiente número de éstos, destinados a la 82 División aerotransportada americana para la operación sobre Salerno. Desembarcaron desde cruceros y destructores británicos en el puerto de Tarento, abierto por negociaciones secretas entre italianos y aliados, y avanzaron  rápidamente  unos 40 kilómetros fuera de la ciudad, donde los Fallschirmjägers (paracaidistas) alemanes, habían dispuesto medidas para retrasar el avance británico. Allí en Castellaneta la División británica perdió a su comandante en jefe, el General Hopkinson, víctima del fuego de ametralladora de los Fallschirmjägers, un aviso de lo que estos soldados iban a demostrar durante los siguientes meses.

En tanto, el avance desde Salerno iba siendo retrasado por pequeñas operaciones locales alemanas, que, al fin, desencadenaron un fuerte contraataque el día 13, aunque tres días después hubo de ser suspendido, debido a la gran superioridad naval y aérea aliada, dando lugar a las batallas defensivas y de desgaste que tan bien supo plantear el general de la Luftwaffe Albert Kesselring, comandante en jefe de las fuerzas alemanas desde Pisa hasta el sur de Italia y el jefe del X Ejército von Vietinghoff. Kesselring, con estos movimientos, había ido preparando una serie líneas defensivas a lo ancho de la península italiana y con unas retiradas muy bien coordinadas, consigue que los apenas 60 kilometros que separan Salerno de Nápoles, los tarden en cubrir los ejércitos aliados en dos semanas. No es hasta el día 1 de Octubre que no llegan las fuerzas aliadas a Nápoles, que ha pasado los 4 últimos días de Septiembre envuelta en tiroteos entre italianos y alemanes, antiguos aliados.

Lineas de defensa al Sur de Roma

Lineas de defensa al Sur de Roma

 

A punto estuvo Kesselring de devolver a los aliados al mar; pudo haber sido así si hubiera recibido refuerzos del grupo de Ejércitos del norte de Italia, comandados por Erwin Rommel, que equivocadamente influyó en Hitler, afortunadamente para los Aliados, en la consideración de objetivo no estratégico el territorio al sur de Roma.  Pero, viendo las pérdidas que infligía el 10 ejército de Vietinghoff a los aliados y escuchando los muy acertados razonamientos estratégicos de Kesselring, el Führer  nombró a este último, jefe de todos los ejércitos en Italia, mandando a Rommel a partir del 6 de Noviembre a supervisar la construcción del Muro del Atlántico en la costa atlántica francesa. A partir de aquí, la subida por la “bota” italiana, iba a ser mucho más lenta y costosa.

Hasta mediados de Enero de 1944, no habían conseguido romper las tres primeras líneas, Volturno, Bárbara y Bernhard, dando tiempo a Kesselring de construir la formidable línea Gustav, que desde la desembocadura del rio Sangro en el Adriático, pasaba por los Apeninos y llegaba al mar Tirreno por el rio Garellano (el rio en donde el Gran Capitán,  Gonzalo Fernández de Córdoba en 1503 dio una monumental paliza a los franceses… ya la contaremos!). El centro de esa línea era Monte Cassino.

 

—- Continuará —-

 

 

 

 

FRANZ STEIGLER

El 20 de diciembre de 1943 el 2º Teniente Charles “Charlie” Brown, perteneciente al 379º BG, se dirigía a bombardear la fábrica de aviones Focke Wulf en Bremen. Su aparato era un B-17 apodado “Ye Olde Pub”.

Los bombarder…os fueron el objetivo de algunas baterías pesadas antiaéreas en su ruta hacia el objetivo. La metralla alcanzó a dos de sus motores y su bombardero comenzó a quedarse rezagado. El líder de vuelo fue alcanzado y derribado.

FRANZ STEIGLER II

Los cazas alemanes no tardaron en aparecer, ocho cazas atacando desde la parte frontal y otros siete desde atrás. El fuego defensivo del dañado B-17 alcanzó a uno de ellos derribándolo antes de que el bombardero comenzase a descender. Brown recuerda:

“Comencé a descender en espiral saliendo de ella muy cerca del suelo. En mi memoria perdura la tensión de esquivar árboles y edificios, tuve pesadillas durante años y años esquivando una y otra vez árboles y edificios. Creo que los alemanes pensaban que terminaría por estrellarme.”

Sin embargo el B-17 se recuperó, aunque Brown y cuatro de sus tripulantes estaban heridos mientras que uno de los artilleros había muerto. El instrumental también había sido alcanzado resultando dañada la brújula y se encontraban sin oxígeno. Poco después apareció un Messerschmitt Bf 109, pilotado por Franz Stigler. Acercándose a toda velocidad por la cola de bombardero Stigler pudo ver que el artillero de cola estaba gravemente herido.

“Vi su artillero tendido y sangrando profusamente … así, no podía disparar.”

Brown-y-Stigler-con-un-cuadro_

Mientras volaba parejo a la cabina del B-17 le hizo señas de que aterrizase, pero Brown se negó. También le indicó que fuese a Suecia, a tan solo 30 minutos de vuelo, pero también se negó. Stigler escoltó al B-17 rumbo a Inglaterra y de regreso en su base les comunicó a sus superiores que el bombardero había caído al mar.

“Traté de llevarlo a tierra, en Alemania, pero no reaccionó. Pensé en otra solución, llevarlo a Suecia porque su avión estaba muy dañado, nunca vi algo tan dañado que aún pudiera volar.”

“Yo no tenía estómago para acabar con esos hombres tan valientes” dijo más tarde Stigler. “Volé junto a ellos durante mucho tiempo. Ellos estaban tratando de llegar a casa desesperadamente. Yo no podría haber disparado contra ellos. Hubiera sido como disparar a un hombre en paracaídas.”

Stigler y Brown se reencontraron finalmente en 1989, se convirtieron en grandes amigos hasta el fallecimiento de ambos, en 2008.

Fuentes:

http://10.media.tumblr.com/NAJN8JTZ6r1u … o1_500.jpg
http://www.flyingcarrot.com/Brown%20And%20Stigler.htm
http://www.captaincomics.us/index.php?o … &Itemid=36Ver más

Eran las 02:41 de la mañana del 7 de mayo de 1945, en los cuarteles aliados en Reims, Francia, el general Alfred Jodl, jefe del OKW, firmó el acta de rendición incondicional para todas las fuerzas alemanas ante los Aliados. En la rendición podía leerse «todas las fuerzas bajo el mando alemán cesarán las operaciones activas a las 23:01 horas, hora de Europa Central, el 8 de mayo de 1945». La noticia de la rendición se extendió por toda Europa, las celebraciones en las grandes y pequeñas ciudades en todo el mundo aliado que habían sufrido aquellos años se dispararon sin control… Bueno, en todo el mundo, no. Stalin, enojado al saber de la rendición en Reims ante ingleses y norteamericanos (y.. ¡¡franceses!!), exigió una rendición incondicional y expresa ante los soviéticos, aun cuando en dicha firma había un representante soviético en ella, y suspendiendo cualquier celebración hasta que no se hubiera hecho efectiva esta, cosa que se hizo el 9 de Mayo. Y realmente continúa siendo así. El V-E victoria en Europa se celebra el día 8 para los aliados occidentales, y el 9 en los territorios “liberados” por la antigua Union Soviética, estableciendo separaciones, ya patentes desde hacía algunos años, entre los supuestos aliados contra la Alemania Nazi.

Rendición en Reims

Rendición en Reims


Realmente, aunque son estas las fechas de la rendición alemana, los distintos frentes se habían venido desmoronando rápidamente y desde la fecha del suicidio de Adolf Hitler, 30 de Abril, las rendiciones se habían sucedido a lo largo de todos ellos. Así el 4 de Mayo, el mariscal Montgomery recibía la rendición incondicional de todas las fuerzas en Holanda, noroeste de Alemania y Dinamarca, en Luneburg, cerca de Hamburgo, (en http://www.britishpathe.com/video/surrender-by-germans se puede ver un pequeño video de este momento).
Antes, el 1 de Mayo, el general de las Waffen SS Karl Wolff y el general Vietinghoff aceptaban la derrota y rendían todas las fuerzas alemanas, y las italianas fascistas que seguían luchando con ellos, a los aliados. Al día siguiente era Berlín quien capitulaba, seguido el tres de Mayo por Hamburgo, Bremen, Sajonia y Turingia, y el 5 la Kriegsmarine recibe la orden del almirante Doenitz de suspender todas las operaciones y regresar a sus bases, entregándose también todas las fuerzas en Noruega. Ese día 5 de Mayo comienza también un levantamiento en Praga contra las tropas alemanas, que acabará con una venganza sangrienta en Checoslovaquia contra los ciudadanos de origen alemán ó étnico alemán, de la que se desconocía hasta hace no mucho tiempo, la magnitud y crueldad con la que se aplicaron. El 6 era Goering el que se rendía al general Spaatz, así como la “Festung Breslau”, la fortaleza de Breslau la que se rendía, después de haber resistido las oleadas del Ejército Rojo durante varios meses. Y, al fin, llegada la noticia de la rendición del 8 de Mayo, cayeron el resto de los bastiones que aun resistían en puntos de toda Europa, desde la bolsa de Kurlandia, hasta los puertos de Dunkerke, Saint Nazaire (el 11 de Mayo!!), Lorient, Rochelle, y las islas británicas Guernesey y Alderney en el Canal de la Mancha.
Documento de la rendicion

Documento de la rendicion firmado el 7 de Mayo por Jodlde la rendicion


Aunque hubo algunos enfrentamientos hasta casi final de Mayo y los últimos soldados alemanes, custodios de una estación meteorológica en la isla noruega de Svalvard, fueron encontrados en el mes de Septiembre por unos pescadores de focas, el Reich de los Mil Años había dejado de existir. Al terminar la guerra en septiembre de ese mismo año, se habían extinguido las vidas de más 60 millones de personas, movilizado a más de 100 millones en 30 países distintos, en una guerra total (Totaler Krieg, término basado en una expresión del ministro de propaganda Goebbels durante un discurso ante enfervorizados oyentes), que hizo que, como nunca antes, se aunaran los esfuerzos económicos, industriales, humanos y científicos de las naciones beligerantes como nunca antes (y hasta ahora), se había visto.
Portada del ABC el 08 de Mayo de 1945

Portada del ABC el 08 de Mayo de 1945


Lamentablemente, el final de esa guerra no acabó con las guerras, ni tan siquiera la amenaza de la destrucción nuclear pudo conseguir que los poderes que más reforzados salieron de la contienda, la URSS y USA, se enzarzaran en una “Guerra Fría”, que aunque no llegó al enfrentamiento directo entre dichas potencias, si movieron sus peones para mantener bien caliente lo que siempre ha provocado las guerras: la ambición… Pero de la posguerra hablaremos otro día. Recordemos esta fecha, como lo que es, el fin de la barbarie más atroz que ha parido la “humanidad”. ¡Que no olvidemos de lo que somos capaces! ¡Feliz V-E!