Monthly Archives: May 2014

— Viene de http//recon25.com/blog/?p=277

Después de muchas idas y venidas de decisiones entre los generales que estaban frente a la Abadía de Montecassino, entre ellos en contra del bombardeo el general Clark, es el británico Alexander quien toma la responsabilidad del bombardeo presionado por el neozelandés Freyberg, que quería que su ofensiva tuviera éxito, además de las “visiones” de uniformes alemanes en el monasterio en sí, tenidas estas por Ira Eaker, general en jefe del la Fuerza Aérea Aliada en el Mediterráneo durante un vuelo sobre la Abadía. No hay ninguna evidencia de que ésta estuviera ocupada por las tropas germanas, pero se procedió al bombardeo en la mañana del día 15.  142  B-17, 47 B-25 y 40 B-26, lanzaron un total de 1150 toneladas de bombas de alto explosivo en incendiarias sobre la antigua abadía, reduciéndola a montón de humeantes ruinas.  Además entre las pasadas de los bombardeos el II Cuerpo de Artillería hizo lo propio contra la misma.  Como si de un espectáculo se tratara, las cámaras de cine y periodistas estaban

B17 sobre la Abadía

B17 sobre la Abadía

presentes y preparados para ver la destrucción. En esta toma extraída de YouTube, podemos ver el ciertamente terrible espectáculo de la desctrucción del imponente edificio milenario.

Aquella misma tarde y el día siguiente los aliados presenciaron la continuación del bombardeo por parte de la artillería y la aviación, así como por los alemanes cuyas posiciones no fueron alcanzadas en ningún momento.   Realmente murieron 230 civiles italianos que habían huido al monasterio, creyendo que allí estarían a salvo. Al día siguiente los supervivientes huyeron de las ruinas excepto el abade, varios monjes más y algunas familias y niños huérfanos, que estuvieron en los sótanos hasta el día 17, cuando decidieron en vista de los continuos ataques, que era mejor salir de allí. Para colmo, la falta de coordinación del ataque aéreo y el de tierra fue desastroso, dando lugar a que, destruida ya la Abadía, los paracaidistas alemanes de la Primera División, tuvieron tiempo para ocuparla, convirtiendola en una fortaleza que iba a dar mucho que hablar, al igual que  el bombardeo de la misma, cuyo debate sobre el porqué y la conveniencia del mismo continúa en nuestros días.

FJ con MG42 en el valle del Liri

FJ con MG42 en el valle del Liri

El 17 y 18 hindúes, ingleses, gurkhas y maoríes intentaron conquistar el pueblo, en medio de unos violentísimos ataques, pero debieron retirarse ante las pérdidas sufridas por los contraataques alemanes, por lo que Alexander decidió suspender la ofensiva y preparar la que sería la Tercera Batalla.

Gurkha con su Kukri en la boca

Gurkha con su Kukri en la boca

Los preparativos para ella no eran del agrado de nadie… durante 21 días se tuvo que posponer el inicio debido a las lluvias y heladas.

Durante todos esos días, las bajas tanto debidas a la inclemencia del tiempo como  a la acción de los alemanes, contando incluso con la del general neozelandés Kippenberger, jefe de la 2ª Division de ese país, que perdió los dos pies al pisar una de aquellas famosas (y odiadas) “schu_mine 42”.

Así el día 15 de Marzo, después de tres horas y media de bombardeo y caminando detrás de una cortina de fuego que iba avanzando delante de ellos, los neozelandeses se lanzaron al ataque bajo una lluvia que no cesaba y que en torrentes se precipitaba sobre los cráteres producidos por las bombas, inmovilizando tanques e infantería. Aún así la artillería y la aviación no paraban, tanto que se calcula que en el pueblo de Cassino habría unos 350 paracaidistas y ingenieros alemanes los cuales recibieron para cada uno unos 4000 kilogramos de explosivo! Los 100 que quedaron, aún aturdidos por lo que les acababa de caer, fueron capaces de organizar la defensa del pueblo y privar a los aliados de su captura. Varios enclaves fueron conquistados después de durísimos enfrentamientos, como Rocca Janula,

Stug III en las ruinas de Cassino

Stug III en las ruinas de Cassino

Hangman’s Hill y otros, que dieron lugar al ataque el día 20 de la 20ª Brigada Acorazada hacia la Abadía. El ataque que parecía iba a tener éxito fue detenido por un fortísimo contraataque de los “Diablos Verdes” paracaidistas, que destruyeron uno a uno los carros de combate enviados sin infantería de apoyo. Así el día 24, después de más intentos de desalojar a los paracaidistas de sus posiciones, Alexander y Freiberg decidieron suspender los ataques, demostrándose que una infantería (que era al fin y al cabo lo que los paracaidistas eran) bien entrenada era capaz, aun a costa de fuertes pérdidas, de detener incluso a columnas acorazadas.

De nuevo a finales de Marzo, el 8 Ejército inglés y el 5º Americano estaban en los planes de los estrategas para intentar el golpe definitivo a Cassino, dándole al 2º Cuerpo de Ejército

Portada del Domenica del Corriere

Portada del Domenica del Corriere

Wojtek el oso que acarreó municiones para los polacos durante la batalla

Wojtek el oso que acarreó municiones para los polacos durante la batalla

Polaco la tarea del asalto a Montecassino. Guardando estricto silencio de radio y moviéndose de noche, se fueron posicionando durante casi dos meses, los distintos refuerzos ingleses, polacos, franceses, americanos, marroquíes, hindúes, gurkhas, neozelandeses, sudafricanos y dos divisiones canadienses de última hora. Un total de 13 divisiones aliadas se concentraron para el último ataque contra Cassino. De nuevo una impresionante demostración artillera se abatió sobre los “Diablos Verdes” la noche del 11 al 12 de Mayo, seguidos de nuevo por los ataques de aquella máquina multicultural, que logró hacerse con posiciones importantísimas para lograr el objetivo final, aunque algunas, como el llamado muy apropiadamente, Monte Calvario, fueron retomadas por los incansables paracaidistas. Los polacos estuvieron durante tres días luchando salvajemente contra los FJ’s, hasta que tuvieron que retirarse ante la obcecación de los germanos, que se cobraron 281 oficiales y 3500 de tropa polaca.  De todos modos la presión era enorme y el día 13, la resistencia comenzó a decaer, flanqueando los marroquíes además a las posiciones alemanas al atravesar las montañas paralelas al valle del Liri, las cuales habían sido dejadas sin defensa al considerar imposible pasar por ahi.

El día 15 los británicos de la 78 división avanzaron para aislar Cassino y el 17 los polacos del 2 Cuerpo, lanzaron su último ataque contra MonteCassino. Bajo un constante fuego y luchas cuerpo a cuerpo, los alemanes decidieron, bajo la perspectiva de quedarse aislados, retirarse el 18, dejando una treintena de soldados heridos que no podían ser evacuados.

La bandera polaca fue izada en el Monasterio y los alemanes establecieron nuevas posiciones en la línea Hitler, quedando abierto el camino hacia Roma, que caería el día 4 de Junio, hecho que sería oscurecido por lo que ocurriría cuarenta y ocho horas después: el desembarco en Normandía.

La destrucción en Cassino

La destrucción en Cassino

 

La bandera polaca ondea en Montecassino

La bandera polaca ondea en Montecassino

Un adelanto de lo que se podrá oir .. y sentir! Cartel

 

6 de junio de 1944 playa de Utah, Normandía. En la zona conocida como La grande dune, el reducto alemán llamado WN5 defendido por parte del 3º Batallón del 319º regimiento de granaderos se despierta.

 

El próximo sábado en el Museo Militar de Almeyda, a las 19 horas y a las 21:30, Recon25 representará una parte del desembarco en Normandía!